diciembre 30, 2010

Controlando mi estupidez



Dejarse llevar por la ira, es perder la libertad…




Con todos los sentimientos encontrados; incertidumbre, nostalgia, angustia, pesadumbre, tristeza y en especial hartazgo de tanta campana sobre campana decidí estirar las piernas un rato, para lo cual escogí uno de los tantos amables barrios que aun ofrece esta mi caótica ciudad chilanga.

Así que entre vendedores, policías, ancianos, chamacos, indigentes, transeúntes despreocupados unos y presurosos  otros, dirigí mis pasos al parque recién remodelado y el fortuito andar me llevo al atrio de la iglesia. Mi ateísmo nunca ha estado peleado con la visita a estos seductores lugares, le apostaba a que mis agobiados pensamientos tuvieran un poco de tregua, al recorrer esos pasillos prácticamente desiertos.




Logré conciliar un poco la furia, tomé algunas fotos, llegué hasta la fachada del templo y curiosamente encontré un letrero que me hizo sonreír, mi cólera inicial obtuvo una pequeña pausa. 





Sin duda ¡no solo de pan vive el hombre! Pensé.


Independientemente, que me queda claro que esto de contar el tiempo es absolutamente circunstancial. Es mi sentir desearles un feliz año nuevo. Esperando que este móndrigo 2010 se acabe de una buena vez, y mi estupidez me permita aprovechar de mejor manera el que viene.


Cambio y fuera.


diciembre 22, 2010

Gracias Carl



"El mundo es tan exquisito, con tanto amor, que no hay razón para engañarnos con bonitas historias para las cuales hay bien pocas evidencias. Es mucho mejor, me parece a mí, que en nuestra vulnerabilidad, miremos a la Muerte a la cara y seamos agradecidos cada día por la breve pero magnífica oportunidad que la vida nos ofrece".
 
Carl Sagan






En este complejo proceso de forjarse, los factores que intervienen son diversísimos, nos vamos convirtiendo en los que somos en parte por nuestra herencia genética, pero muy especialmente por el ambiente que nos rodea, las experiencias personales, los éxitos, los fracasos, la gente con la que nos relacionamos, los lugares a donde vamos, los libros que leemos o dejamos de leer, lo mismo que las películas, la música que oímos y un dilatado sinfín de componentes más,  sin olvidar su buena aderezada dosis de azar.

Especial incidencia producen en nosotros las ideas de los otros, a veces solo requerimos de una frase, un libro, una canción, para que se produzca una significativa alteración en nuestra muy personal perspectiva del mundo. Desde luego hay personas nos transforman más que otras y de esas precisamente se trata el choro de hoy.

Es una pena hacer un recorrido tan a vuelo de pájaro por las personalidades más influyentes en mi vida, ya que inevitablemente dejare de nombrar de ingrata manera a muchas de ellas. -Deliberadamente no mencionaré a mis familiares a pesar que su influencia fue por demás decisiva, en especial mi abuela y mi hermano-. Así que como dice el refranero popular “a darle que es mole de olla”

El orden no necesariamente es cronológico, pero iniciaré con mi maestro de sexto año de primaria, ya que gracias a él me introduje en el maravilloso mundo de cuestionar lo aparentemente obvio.

Continuando con el prolífico Eduardo del Rio, “Rius” en sus libros me divertí y aprendí.

 José Saramago, del que me es más que difícil privilegiar alguna de sus obras aunque destacaré tres; La caverna, El Evangelio según Jesucristo, y El año de la muerte de Ricardo Reis, gracias a la cual me acerque a los seductores versos de Fernando Pessoa.

Joan Manuel Serrat, no se podría entender mi sentir actual sin la presencia del entrañable catalán.

Y por último a Carl Sagan; difícil encontrar en una sola persona tantas cualidades juntas. Desde la primera vez que lo oí en aquellos nostálgicos programas de Cosmos, pasando por sus apasionantes libros –me inicié con “Los dragones del edén”-  y desde luego el guion que dio vida a “Contacto” donde pudimos admirar el talento y belleza de la Foster.




Carl Sagan murió el 20 de diciembre de 1996. Aun hoy me conmuevo al recordar las palabras de Ann Druyan (su esposa) escritas en la obra póstuma “Miles de millones”:

 “Estoy rodeada de cajas llenas de cartas procedentes de todo el planeta. Son de personas que lloran la pérdida de Carl. Muchas le atribuyen su inspiración. Algunas afirman que el ejemplo de Carl las indujo a trabajar por la ciencia y la razón contra las fuerzas de la superstición y el integrismo. Esos pensamientos me consuelan y alivian mi angustia. Me permiten sentir, sin recurrir a lo sobrenatural, que Carl aun vive.”

Sirva esta entrada como un recordatorio de la propuesta de “Proyecto Sandía” de establecer el 20 de diciembre –aniversario luctuoso de Carl Sagan- como “El día mundial del escepticismo y contra el avance de las pseudociencias”

Desde luego el inventario de mis influencias es más que largo, algunas de ellas menos sublimes y más silvestres pero de lo que no tengo duda es que no importa cuánto tiempo pase, ni a cuantos adhiera o borre de la lista, los aludidos se mantendrán inalterables.

 
¿Y tú a quien llevas grabado? 

diciembre 12, 2010

A ver diles algo



“No creo en Dios y no me hace ninguna falta. Por lo menos estoy a salvo de ser intolerante. Los ateos somos las personas más tolerantes del mundo. Un creyente fácilmente pasa a la intolerancia. En ningún momento de la historia, en ningún lugar del planeta, las religiones han servido para que los seres humanos se acerquen unos a los otros."

Frase que reza –desde luego en la acepción de “decir o figurar un escrito”- en el margen de este blog, cita por demás conocida del siempre vivo José Saramago. Sin duda una de mis preferidas, en esta incesante recopilación de citas y frases inteligentes, oportunas y sarcásticas que gusto de siempre acumular.

Decir que los ateos somos las personas más tolerantes, pudiera no tener la fuerza y contundencia que tiene el resto del pensamiento, y además se presta a un enjuiciamiento valido, pero a pesar de todo y haciendo un balance entre los grupos sociales en los que me desenvuelvo, indiscutiblemente los creyentes ocupan la punta de la pirámide de la intransigencia.

¿A qué viene todo esto?, pues resulta que por ahí de mediados del siglo XVI cuentan las malas lenguas que tuvieron lugar unas apariciones -¿alucinaciones?- en el cerro del Tepeyac, cuentan que la mismísima virgen de Guadalupe se le presentó a un indígena llamado Juan Diego. Se dice también que la misma imagen fue divisada por su tío Juan Bernardino en Cuautitlán –peripecia que por alguna razón fue menos publicitada-.

 Todo mexicano que se precie de serlo conocemos de sobra la historia, sin embargo por si acaso hubiera por aquí algún despistado lector, allende de las fronteras mexicas que no esté al tanto, relataré brevísimamente el episodio:

Una mañana cuando el indio Juan Diego caminaba por el cerro del Tepeyac escuchó un canto extraordinario. Deleitado se detuvo y cuando miró pá arribita vio un sol resplandeciente, y en el mero centro una señora en actitud de oración, fue a contemplarla y ella le dijo que era la madre de dios y que su deseo era que le construyeran un templo en ese lugar  y le encomendó que lo notificara al señor obispo.

Obviamente este no le creyó y Juan Diego regresó afligido, la Bienaventuradísima Virgen se le volvió aparecer  para decirle que continuara insistiendo. Así lo hizo, pero el obispo le pidió una prueba de la aparición –ya saben lo escépticos que son los curitas-. Unos días después (el 12 de diciembre) Juan Diego le explico a la virgen de la prueba que le exigían y ella le ordenó que subiera al cerro a recoger unas flores.

Subió Juan Diego y halló bellas rosas a pesar que no era temporada y de un tipo que jamás se habían dado allí. Las cargo en su ayate (poncho, sarape, jorongo) y la Virgen le indicó que las llevara con el  obispo, pero que no desdoblara su ayate ni lo mostrara ante nadie más. Después de lograr entrar en el obispado, le dijo a Zumárraga –que era el obispo- que ahí le llevaba la prueba que le había requerido. En ese momento soltó su ayate y apareció en él pintada como por los querubes, la imagen de la Virgen de Guadalupe –aquí es donde suenan las notas vigorosas de Carmina Burana-.

Como bien sabemos estas historias se repiten abundantemente por territorio católico con las variantes propias del lugar. Es por demás aclarar que las apariciones son un elemento más, que acostumbra utilizar la clase religiosa para intimidar, sojuzgar y enajenar a los feligreses.

 Curiosamente en ese lugar –cerro del Tepeyac- los antiguos mexicas, tenían un templo dedicado a  la madre de los dioses, a la que llamaban Tonantzin y que quiere decir Nuestra Madre –casualidades de la vida-. En ese lugar se hacían numerosos sacrificios para honorarla, venía tropa de toda la región para ofrendarla. Tal como lo describe Bernardino de Sahagún en su Historia General de las Cosas de Nueva España:

“En ese lugar (que nombran Tepeyácac) tenían un templo dedicado a la madre de los dioses, que llamaban Tonantzin.Y venían a ellos de más de veinte leguas de todas las comarcas de México. Era grande el concurso de gente en esos días y todos decían vamos a la fiesta de Tonantzin. Y ahora está allí edificada la iglesia de nuestra señora de Guadalupe”.

Esta destreza de traslapar lugares o fechas de adoración de los antiguos pobladores, fue práctica más que común, de estos rufianes ensotanados para facilitar el adoctrinamiento y la sumisión, valga recordar la perversa jugarreta del 25 de diciembre, sobreponiendo al solsticio de invierno el nacimiento del hijo de un dios.

Ahora mi pregunta es ¿Cómo demonios? Llegue a todo esto si había iniciado con el rollo de la tolerancia e intolerancia de los creyentes…
Recapitulemos pues, resulta que tal como lo señalaba Bernardino de Sahagún, en esta fecha le caen y le siguen cayendo millones de peregrinos – ese adjetivo que se imaginan,  no es la raíz propia de la palabra, pero la neta ¡qué bien les queda!- al cerrito del Tepeyac para seguir adorando a la Tonantzin camuflajeada. Los que viven por acá no tengo que decirles, el caos que provocan ocho millones de personas convergiendo al mismo sitio, es una pesadilla que no se la deseo ni a mi peor ateo enemigo.

 He acumulado experiencias de todo tipo con estos andarines fervorosos, ya que mi infancia y adolescencia la viví en un barrio que era paso obligado de estos inquebrantables sujetos, por lo que aprendí a practicar mi tolerancia con ellos, incluso debo confesar que de chaval me escabullía ocasionalmente en sus filas para hacerme de un tamal con atole, que a menudo repartían gratuitamente los vecinos-todo era cosa de caminar cansado y mirar al cielo con abnegación- a su paso convertían las tranquilas calles en laberintos intransitables, que obligaban a la búsqueda de nuevas rutas de circulación, año con año me tocaba aguantar los canticos desafinados y empalagosos, de ahí fue que me aficione a las orejeras y a los walkman –antecesor de los ipods- gradual e inexorablemente me fui introduciendo en la noble virtud de la tolerancia. Si bien tenía que aguantar que mi tranquilo y modesto barrio se viera desbordado, no solo por los miles de visitantes, teníamos además que soportar los kilogramos de basura que dejaban a su paso.

En cierta ocasión varios amigos trepados en un auto intentamos ir a comer unos tacos dos colonias más adelante, Pero tuvimos el infortunio de que se nos atravesara una línea inacabable de peregrinos ordenados de dos por dos. Nos detuvimos; después de quince o veinte minutos la fila no concluía, y nuestra desesperación crecía directamente proporcional al gruñido de nuestras tripas, por lo que probamos acelerar suavemente, para ver si detenían su paso por lo menos dos segundos –tiempo suficiente para pasar- pero con todo y que venían cantando esa que dice:

La Guadalupana, La Guadalupana
bajó al Tepeyac.

Su llegada llenó de alegría, de
paz y armonía,  de paz y armonía
y de libertad
 

Al primer movimiento del auto, nos miraron como diciendo “muévanle tantito, y se los carga el payaso”, diez minutos más y otro pequeño intento, mismo que fue seguido de varios manotazos al cofre por parte de los virtuosos peregrinos. A esas alturas ya no se podía ni pá adelante ni pá atrás, optamos por hacer una maniobra volver a estacionar el coche, y solidarizarnos con la marcha aunque la nuestra no fue hacia la basílica, sino rumbo al anhelado changarro de tacos. 
Así que prácticamente una hora y media después y ante una orden de cabeza con su respectivo y sabroso tepache, escuchábamos por la tele a Lucerito impecablemente vestida de charra con botonadura de plata, cantarle las mañanitas a la morenita…








El pueblo mexicano, después de más de dos siglos de experimentos y fracasos, no cree ya sino en la Virgen de Guadalupe y en la Lotería Nacional.
 
Octavio Paz

diciembre 08, 2010

A treinta años...



Un día como hoy frente al Dakota



noviembre 30, 2010

El acero aprestad el bridón






"La independencia siempre fue mi deseo; la dependencia siempre fue mi destino".
Paul Verlaine







Conforme pasan las horas, mi nostalgia se va acrecentando ya que está por esfumarse el penúltimo mes del año, a menos claro está que suceda un milagro – blasfemia de un desesperado ateo-  en unas cuantas horas hará su aparición oficialmente, el mes de diciembre.

Época que demuele, a todo grinch de corazón como lo es su servilleta. Si bien mi único consuelo es que también acabará el multimanoseado año bicentenario.

Sin duda se dejó pasar –seguramente con toda oficial intención- la oportunidad de reflexionar, analizar, recapacitar, examinar y razonar –diría la Micha-. La posibilidad para enderezar el camino, enumerar el recuento de daños y de una vez por todas hacer de este México un mejor lugar donde vivir, y erradicar el verbo sobrevivir.

Pero como tantas cosas que acontecen en este país, el trabajar por el bien común no pasa de ser una quimera jibariana.

Y como a partir de mañana todo o casi todo convergerá en festividades insulsas, brindis oficinísticos donde nos veremos obligados a soportar las mismas mentiras de nuestros congéneres, ¡como si la convivencia diaria! no despertara  rencores africanos y alucinantes luchas territoriales. Además de estar obligado a ser feliz, no importando que este móndrigo año me haya tratado peor que al Cristo de Mel Gibson.

 En fin se acaba  noviembre y prácticamente con él, este año rebosante de verde, blanco y rojo.
Y para despedir los 200 años de ser orgullosamente mexicanos, les pongo unas imágenes que tomé, del monumento más representativo de la “emancipación” de este país, me refiero desde luego a la columna de la independencia, o el “ángel” como le llamamos popularmente por acá, nombre incorrecto ya que –como bien saben- el dichoso angelito no es ningún trans con alitas. Es ni más ni menos que; Niké –¡sí! así como los tenis- “La victoria alada de Samotracia”.

Vaya pues un pequeño homenaje a nuestra… nuestra... esa que dicen que nuestros héroes nos dieron.
…gracias al valor y a los anhelos de los caudillos que ofrecieron su vida a cambio de una Patria, en la que prevaleciera la igualdad, la democracia, la fraternidad, la tolerancia, la legalidad y el reconocimiento y respeto a los derechos humanos… Bla bla bla.


¡Viva México!

Inicialmente tome fotos de los cuatro costados, esta corresponde al lado sur. Pero chin, no pude evitar que saliera el edificio de Scitum –no muy nacionalista que digamos-

En el ángulo inferior izquierdo se ve  el edificio de Scitum


Así que probé por el lado norte –aunque tampoco hubo patriótica suerte-.

Ups, salió el Sheraton

El oriente fue el peor;
 
Sin palabras


 por lo que cruce los dedos y fui a la última esquina:

La madre patria ¡presente!



Después de tan vergonzosa experiencia fotográfica, empecé a sentir un desvanecimiento de ese: “orgullosamente independiente” así que la útima foto la  cuide, evitando cualquier intervencionismo extranjero.

Tarde bellamente nublada


Buena foto aquí se aprecia claramente las esculturas principales, obra del artista italiano Enrique Alciati…


Inevitablemente también soy un grinch de fiestas patrias.

noviembre 24, 2010

Entre primates andamos



Prefiero ser un mono transformado que un hijo degenerado de Adán.
 
Paul Broca


 La evolución debería ser una de las primeras cosas que se aprenden en la escuela... ¿y qué les dan a los niños en cambio? Sagrados corazones e incienso. Superficial y vacía religión.
 
Richard Dawkins







Con motivo del “Día del orgullo primate” me permití un acercamiento multitudinario. Por lo que asistí al eventito “Yo México” que el gobierno federal preparó en el zócalo capitalino para su “abnegado” pueblo, con motivo de… de… realmente me sigo preguntando ¿que carajos estamos celebrando?. 
Así que ante la duda, festejé el 24 de noviembre rodeándome de por lo menos 40, 000 primates –cifras conservadoras-.


Y solo pá no irme en banda a tan importante conmemoración, les dejo un videíto que armé con la “colaboración” del siempre imprescindible Nano.








noviembre 17, 2010

A quien madruga, dios lo ayuda






Quizá lo recuerden por frases tales como:

“La iglesia es santa pero pecadora”
“Las bodas gay son una estupidez”
“Con perdón de dios, el estado laico es una jalada”

O una de las más recientes:
“A mí me la persignan”

A los 33 años trabajó como corredor de bolsa, amigo de Carlos Slim con el que fundó la casa de bolsa Inbursa, colaborador de Roberto Hernández Ramírez, aficionado a la fiesta brava y al golf, también fue cantante de un grupo musical, tenista, coqueteó con la corriente de la teología de la liberación –de la que después renegó-. 
Todo esto antes de convertirse en sacerdote, suceso al que el mismo se refiere: “Tenía con qué vivir y con qué vivir muy bien, entonces me metí al sacerdocio, lo que no implica haber hecho algún voto de pobreza, tengo los votos de castidad y de obediencia al Papa”.

Actualmente es el obispo de la Diócesis de Ecatepec –la más poblada del mundo- y su meta máxima, según él “convertirse en santo”.

Efectivamente me refiero al  prelado rico de los pobres: Onésimo Cepeda Silva.


Aquí en su santo oficio

Acá con sus devotas feligresas


Resulta que este siniestro personaje, nuevamente se ve envuelto en actos de impunidad, que sobrepasa mi sentimiento de indignación. La lista de atropellos de este sujeto es larga y más o menos conocida –o más menos ocultada- La historia  es la siguiente: –esperando no resulte demasiada chorera-.



En noviembre del 2003 fallece Olga Azcárraga Madero, hermana de Rogerio Azcárraga  empresario radiofónico presidente de Grupo Fórmula,  y tía del actual presidente de Televisa Emilio Azcárraga Jean. Su esposo era Ernesto Robles León, director de la empresa Bacardí.

 La Sra. Olga  fundó en 1976 la sociedad anónima; Arthinia Internacional  establecida para el resguardo de  44 cuadros de su propiedad, acervo que cuenta con pintores famosos de la talla de:
Francisco de Goya, Pablo Picasso, Salvador Dalí, Marc Chagall, Amedeo Modigliani, Oskar Kokoschka… Tampoco faltan en su colección cuadros de los pintores mexicanos, que pueden considerarse patrimonio nacional: Naturaleza, de Diego Rivera; Tunas, de Frida Kahlo; Mujer caminando, del oaxaqueño Rufino Tamayo; El baile, de Francisco Goitia así como cuadros de Leonora Carrington y José Clemente Orozco, entre otros.

 En esos años compartían la administración y disposición de los bienes de Arthinia Internacional; Rogerio Azcárraga Madero y Jaime Matute Labrador –hermano y sobrino político respectivamente, de la difunta-. 

El nombramiento de Matute  como director, fue formalizado el 29 de junio de 1998, pero fue anulado por la asamblea de accionistas el 21 de enero de 2003 y se le pidió que rindiera cuentas de su gestión, lo cual no hizo.

A la muerte de Olga ambos “administradores” se repartieron las obras de arte, utilizando como argumento un supuesto documento –que no testamento- que la difunta firmara expresando aparentemente ese deseo –se sospecha que Doña Olga le firmaba en blanco al rufián de Matute-.



Años después, Arthinia Internacional inicia un juicio para recuperar los cuadros. En esas estaban cuando Jaime Matute –que nombre de marrullero tiene- se saca de la manga un documento por demás inverosímil.

Un pagaré por 130 millones de dólares, monto que supuestamente recibió doña Olga, en EFECTIVO y donde se comprometía a pagar incondicionalmente a la orden de… -¿de quién creen?- del Sr. Onésimo Cepeda Silva. 
Con todo y que por ser un ministro de la Iglesia– está “impedido legalmente” para celebrar actos mercantiles con “fines de lucro”, de acuerdo con la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público. Conforme a los artículos 5, 8, 9 y 12 de dicha ley.

El insólito pagaré

Este documento lo presentó Matute ni más ni menos que endosado a su favor por el funesto Obispo. Con lo cual pretende avalar el monto que ampara el valor de los cuadros y por lo tanto mantener su posesión.

Sin duda estamos ante un fraude no solo monumental, sino depravadamente inadmisible y soez.

 Aunque pareciera un ejercicio bizantino permítanme dejarles en el aire unas preguntas:

¿De dónde saco Onésimo 130 millones de dólares?

¿Bajo qué oscuro contubernio, le endoso el pagare a Matute?

¿Cómo entrego Onésimo el efectivo?
Basta recordar el escandalo del presunto narcotraficante Zhenli Ye Gon, a quien se le hallaron 207 millones de dólares en efectivo, en su mayor parte billetes de 100 dólares – ¿recuerdan el espacio que ocupaba?-

Más de la mitad de este tambache




Y esta última:

¿Esta vez sí habrá sanción, para el poseedor de tan divina impunidad?

La PGJDF le remitió un citatorio al obispo para que se presentara a declarar, ante el Ministerio Público en calidad de “indiciado” el 13 de noviembre, pero Onésimo no se presentó, aquí fue donde soltó la perla  arriba mencionada: “A mí me la persignan”.  El obispo tiene su segundo citatorio para este 22 de diciembre.

Estaremos al pendiente.


octubre 29, 2010

Ofrenda revolucionaria



Me he vuelto un revolucionario a pesar de mi mismo. 
 
Igor Stravinski





Día de muertos es una festividad a la que siempre me he sentido cercano, los factores supongo son diversos. Desde que recuerdo en mi infancia siempre ha estado presente está muy mexicana tradición.

Aunque es mi deseo escribir un post sobre esas mortuorias fechas, necesito primero dar a luz –obviamente en el estricto sentido metafórico de la frase- una entrada que se me está quedando en el tintero –o en mi disco duro, es igual-  y que me gustaría comentarla antes de que acabe el mes.


El 8 de octubre es como bien lo saben o mal lo olvidan; aniversario luctuoso de un personaje muy polémico, odiado y amado, mentado y desconocido: Desde luego me refiero a Ernesto Rafael Guevara de la Serna, alias el Che, quien fuera asesinado en  La Higuera, Bolivia el 8 de octubre de 1967.


Pues resulta que el viernes 8 me dirigí temprano al Parque del Museo de San Carlos, ubicado en Puente de Alvarado (ahí donde se encuentra el busto del Che) a presenciar una pequeña y poco concurrida ceremonia, donde estuvieron presentes el embajador de Cuba en México, funcionarios del gobierno y la delegación Cuauhtémoc, miembros de la comunidad cubana, y de diferentes sectores más. 

Busto del Che
El inacabado sueño Guevariano
-indigentes duermen muy cerca de su busto-



Se colocaron dos ofrendas florales, y se aventaron varios discursos entre emotivos unos y cursilones otros. En esas estaba cuando descubrí entre los presentes a; Antonio del Conde “El cuate” que para tener la edad de Fidel en verdad se ve bastante entero.



Una vez terminada la ceremonia y aprovechando que andaba por ahí, me dio por buscar la casa -una de ellas- en que residió el Che durante su estancia en México. 


Tarde un poco pero la encontré, dudando aún que fuera comencé a tomar fotos de la fachada, un chaval que salió del edificio me confirmó que ese era el domicilio. Pude tomar fotos incluso de la entrada del departamento que habitó, mientras  los inquilinos me seguían reafirmando el lugar. –supongo que estarán acostumbrados a los esporádicos chismosos-

Este es el edificio en la calle José Emparan


Y este el departamento


De ahí me lance a Coyoacán a la casa de cultura  “Jesús Reyes Heroles” a la inauguración de la exposición sobre "El Crimen de Barbados y los Cinco Héroes”.

Para rematar en el Foro Cultural, Coyoacanense “Hugo Argüelles”, donde se proyecto un documental, música de trova y poetas con obras al Che


Obviamente cantando la de "Hasta siempre"



Al finalizar el evento me acerque al "cuate" para saludarlo y poder tomarle esta foto:

El mexicano que donó “El Granma”.
-84 años tiene el tipazo-





Concluí mi Guevariana jornada con un café en “El Jarocho” mas por económico, que por su riqueza de sabor.



Me queda claro que este es un espacio donde la razón, debe o debiera prevalecer por encima de la emoción. Pero no tengo empacho en declararme, orgullosamente Guevarista.



Para terminar:
Sin duda la rola la de Carlos Puebla es la más emblemática. Pero esta de Alejandro Filio me parce bastante bien lograda. 






octubre 22, 2010

Encuentro cercanísimo del tercer tipo




La violencia no es sino una expresión del miedo
Arturo Graf (escritor y poeta italiano)

 

La violencia es el último recurso del incompetente
Isaac Asimov






El primer encuentro fue cerca de la recamara su movimiento fue tan rápido que la verdad no logre identificarlo, un par de días después pasado el inquietante primer susto, volvió a aparecer nuevamente en la noche -pareciera que la oscuridad era lo suyo- esta vez lo vi con cierta claridad ya que la luna entraba por la ventana, pero al prender la luz había desaparecido, a partir de ese segundo encuentro las levantadas nocturnas -fueran por fisiologías propias del cuerpo o por el continuo insomnio de Estrellita Marinera- se estableció el rito de encender la luz antes de bajar de la cama.

Tal y como marcan los cánones, el tercer encuentro fue el más cercano. Esta vez apareció cuando en un pequeño reacomodo de posición dormilera, lo pude ver de frente, sin quitarle la mirada de encima inicie el movimiento del brazo lentamente hacia el apagador, encendí la luz –todo esto con mirada fija, al extraño ser- supongo que ambos nos estremeció el miedo y la sorpresa, nos quedamos un rato mirándonos, el hundió en mi mirada sus negros y profundos ojos, su ovalada y rojiza cara sin nariz, despertó en mi una sensación –con pena lo declaro- de intimidación. 


Ambos sabíamos que teníamos que tomar una decisión –atacar o huir- no me cabía las mas mínima duda que este ejemplar era por mucho más grande que los anteriores –su presencia en nuestra casa- me hizo recordar el cuento de Julio Cortázar “Casa tomada” esto me dio el valor suficiente para tomar la decisión que tomé –no podía permitir un desenlace equivalente a la historia Cortaziana- así que tome el zapato más próximo y de un golpe seco y certero aplaste al usurpador. Quedo inerte en la duela. 
Pasado el impacto inicial pude… más bien pudimos- ya que el guamazo despertó a Estrellita de su placentero sueño- examinar más de cerca y detenidamente al invasor.

Negro con franjas naranjas, cabeza roja y patas entre naranjas y rojas. Media unos seis cm. de largo,  seis patas por lo que lo descartaba como arácnido -las traseras más largas-
A mi mente se vinieron toda clase de historias de estos temibles seres:
  • Que son tan venenosos que si te muerden te mueres
  • Que su agresividad es tal que pueden saltarte a la cara
  • Que emiten un sonido similar al chillido de un niño
  • Que incluso llegan a corretear a las personas
Esas y más leyendas urbanas se agolparon en mi memoria al observar tan de cerca al “cara de niño”, que yacía inerte a mis pies.
 La conciencia me obligo a levantarme a esa hora y realizar un poco de investigación, misma que tiro por la borda todos eso mitos:


Su nombre científico es Stenopelmatus, conocido popularmente como cara de niño, mestizo, grillo de Jerusalén, y algunos otros nombres más. Pertenecen a una familia poco conocida. Son nocturnos, pasan la vida debajo de la tierra, los pasadizos que hacen en la tierra permiten que el aire circule, mejorando su fertilidad y solo salen de ahí cuando se fastidian (el caso de mis “inquilinos”) tienen grandes mandíbulas y se alimentan de raíces y plantas. 
Al igual que los grillos y chapulines –parientes suyos- los machos producen sonidos para atraer a sus parejas, aunque a su manera. Frotan sus patas contra el abdomen, pero la mayoría toca el suelo con su abdomen, produciendo una vibración que, más que oírse, se siente. Por supuesto que pueden morder produciendo algo de dolor, pero no más allá, y desde luego no son venenosos. Incluso hay quien los adopta de mascota.



Así que mi ignorancia mas mi humana violencia a lo desconocido, me hicieron matar ¡al primo de Pepe grillo! Qué vergüenza y que pena. Prometo que el próximo encuentro –que seguro habrá- Estaré preparado para tender un amistoso puente, entre la casa y el jardincito.



octubre 07, 2010

Fox desbanca a Walter Mercado



“El cura Hidalgo fue un promotor de la micro y pequeña industria.” Septiembre de 1999

“En 15 minutos resuelvo el problema de Chiapas” Septiembre de 1999

“Fidel, Comes y te vas” Marzo 2002

“los migrantes mexicanos hacen trabajos que ni siquiera los negros quieren hacer” Mayo 2005


Vicente Fox (ex presidente de México)






Ahora resulta que el ex presidente Vicente Fox, nos salió más profético que Walter Mercado y el Brujo mayor juntos. En un discurso de enero 2007 en los Ángeles Cal. declaró que: “América Latina debe huir de la dictadura perfecta, como lo dijo el premio Nobel colombiano de Literatura, Mario Vargas Llosa" (sic).
Supongo que no debe ser nada fácil, en tan pocas palabras decir tanta estupidez, pero Fox lo logra de impresionante manera.

La colección de sandeces pronunciadas por este tan prosaico personaje provocan la amplia carcajada, que estaría bien si su labor fuera la de Patiño televisivo, pero la risa adquiere tintes nerviosos hasta convertirse en pesadumbre cuando  recordamos que los destinos de nuestro país estuvieron en sus manos –aunque ahorita con el Felipillo, ni a cual irle-(glup).



Hoy nos enteramos que el escritor P-e-r-u-a-n-o Vargas Llosa, efectivamente acaba de ser premiado con el famoso galardón y el “simpático” ex presidente raudo y veloz, escribió en su cuenta de twitter la siguiente perla: “FELICIDADES MARIO, LA HICISTE! YA SON TRES BORGES, PAZ Y TU .”  (sic de nuevo) ¡Alabado sea Monesvol!

De entrada no se atrevió a escribir el nombre de pila de Borgues (supongo para no llamarlo José Luis, tal y como lo hiciera ante el congreso de la Real Academia en España) además habría que recordarle al “licenciado”, que el escritor argentino nunca gano el Nobel, y que si al decir “YA SON TRES” se refería a escritores latinoamericanos, ¿recordarle? –lo más seguro es que nunca lo supiera- que el Nobel fue ya también otorgado a; Pablo Neruda, Miguel Ángel Asturias, Gabriela Mistral y desde luego Gabriel García Márquez.

Como se acostumbraba decir en su sexenio “lo que el presidente quiso decir…” ¡La verdad que ni cómo ayudarlo!

En fin, es una pena que en lugar de escribir sobre Mario Vargas Llosa, le dedique tiempo y espacio al prosaico ex inquilino de los pinos. Así que rectificando el camino vaya desde aquí una felicitación, al literato peruano nacionalizado español, que a pesar de nuestras enormes diferencias ideológicas del ahora sí, Nobel de literatura. Me uno a la celebración por el extraordinario escritor.


octubre 02, 2010

Sin duda ¡no se olvida!


 

Palabras que a fuerza de corear se quedan y no se gastan, a pesar de los oportunistas mercachifles de ideologías.
 
Sigamos repitiendo:

 
¡¡DOS DE OCTUBRE NO SE OLVIDA!!





A 42 años del genocidio –que vergonzosamente sigue impune- un modesto homenaje 


septiembre 29, 2010

Crónicas Pancheras II




“Para que todos ellos, amigos y enemigos, conozcan al Francisco Villa de verdad, al de carne y hueso, al de nervios y sangre, corazón y pensamiento”

Doroteo Arango






Continúo compartiéndoles fragmentos del “Retrato autobiográfico” de Francisco Villa.
 
Como todos sabemos (y los que no, pues aquí lo pongo) Pancho Villa huyo muy joven de la hacienda Gogojito donde vivía (dependiente de la hacienda de Santa Isabel de Berros), en el municipio de Canatlan, Durango, por ahí de 1894 tras dispararle al terrateniente Agustín López Negrete quien tratara de abusar de su hermana.
 
 Motivo por el cual se escabullo a la sierra, viviendo a salto de mata por buen tiempo, Fue a si como conoció a un par de bandoleros -Ignacio Parra y Refugio Alvarado- a los que se les unió.
Villa cuenta que cuando les propuso unírseles, el jefe le advirtió:
 
-Si quiere andar con nosotros, es necesario que haga lo que le mandemos. Nosotros sabemos matar y robar. Se lo advertimos para que no se asuste. -Villa aun no cumplia los 17 años-
 
Lo anterior motivó la reflexión del General, y nos regala estas líneas donde opina sobre "el robar y matar", así como el proceder de los siempre “benévolos” representantes de la iglesia.
 
 
 
 
 

"Las crudas palabras, claras y precisas como martillazo, no me estremecían. En mis largas soledades, cuando mi pensamiento era el único ruido que turbaba mis sentidos, las duras palabras habían estallado mil veces en mis labios y habían perdido para mí su significación  brutal: ¡también los hombres que se titulan pomposamente honrados matan y roban!
 
En el nombre de una ley que aplican en beneficio y protección de los “pocos” y en amenaza y sacrificio de los “muchos”, las altas autoridades del pueblo, las que deberían emanar del pueblo y para el bien del pueblo, roban y matan, con la impunidad más grande y el aplauso más caluroso de las comunidades embrutecidas.
 
Los ricos, que son quienes gobiernan, y las autoridades, que son los instrumentos de los ricos, matan al pobre pueblo de hambre, matan a los niños del pueblo de abandono, matan a las mujeres del pueblo de miseria, y en el campo, en las ciudades, en las cárceles, en los cuarteles y en los hospitales, hay un perpetuo derramamiento de sangre de la plebe, que ha de servir de abono a las fértiles campiñas, y de fuerza motriz a las enormes fábricas y a las tenebrosas minas, de donde se extrae los esplendores con que se impone a sus víctimas, ensordeciéndolas con el cascabeleo argentino de sus ricas vestimentas de polichinela.
 
También los altos funcionarios roban; y ellos, los honorables, los excelentísimos, los serenísimos y augustos, medran y se enriquecen con el dinero del pueblo, mientras al pueblo le faltan escuelas en que educar a sus hijos, hospitales en que recuperar la salud perdida, asilos en que ir a pasar los últimos días de una vejez miserable.
 
También los altos dignatarios de una mentida religión que proclama la humildad y la mansedumbre roban y se enriquecen, ¡y esto es inicuo!, explotando el fanatismo, hurgando en las conciencias, exprimiendo la miseria de los pobres, para que los ilustrísimos prelados de una iglesia que comercia con los más altos sentimientos del alma en su necesidad de tener fe, de creer en algo, de esperar en algo, habiten suntuosos palacios, regalen su glotonería con los manjares más ricos, cubran sus cuerpos viscosos, poltrones y grasientos con las telas más exquisitas y las joyas más deslumbrantes, y satisfagan su ilimitada vanidad, su irrefrenable soberbia, rodeándose de una corte de histriones y arlequines que bajo la faldamenta del ensotanado, encubren la prostitución más relajada de las monstruosidades de este siglo.
 
¡Roban y matan! ¡Ellos, los altísimos de las sociedades modernas!"



A doscientos años de que José María Morelos, escribiera los “Sentimientos de la Nación” y a cien, de estas reflexiones del Centauro de Norte; e independientemente del orgullo inevitable de ser mexicano, uno no puede dejar de sentir una enorme vergüenza, de que ambos documentos se miren tan actuales.
 
 

septiembre 26, 2010

Crónicas Pancheras I


"Patriota sincero y compañero leal: esos son los únicos títulos que si reclamo"

Francisco Villa




Crónicas Pancheras pretende ser una serie de… de… ¿Cómo demonios llamarlas? mmm… Bueno el caso es que; teniendo tan cerca el centenario de la lucha armada, a la que pomposamente llamamos “Revolución Mexicana”. Me di a la tarea, de preparar el presente ejercicio que intenta dar un pequeñísimo esbozo de los ideales, reflexiones y pensamientos, de uno de los personajes más admirados y más odiados de la revolución. Me refiero desde luego a Don Doroteo Arango Arámbula,  alias Pancho Villa.

Para ello me permito trascribir –una de las tantas formas que adquiere el verbo COPIAR-  fragmentos de: “Pancho Villa Retrato autobiográfico 1894-1914” documento que el mismito Centauro del Norte, dictara a Miguel Trillo quien fuera su ayudante general. -documento en versión taquigráfica-  
 
 
 
 
 
Tiempo después estos textos serian trascritos por el periodista, militar y también secretario de Villa: Don Manuel Bauche Alcalde.

 Y publicados  íntegramente –en 2003- en versión facsimilar por la Universidad Nacional Autónoma de México en una edición preparada por  Guadalupe y Rosa Helia Villa, historiadoras y nietas del mismísimo General Villa.


El fragmento que deseo compartirles es una descripción que hace Villa, de cómo ¿vivían? los niños, en las agrestes tierras del estado de Durango en la época porfirista de este México… ¿nuestro?
Uno no puede dejar de cuestionarse, después de dos millones de muertos en la lucha; ¿Qué carajos paso? Que todo se ve tan parecido.
Habla mi General:
 
 
 



"La infancia de los niños pobres –no me cansare de insistir- no es la risueña alborada de una primavera que florece. Es una lucha, es un combate, es un duelo a muerte que se inicia contra el hambre, contra el frio, contra la desnudez, contra la indolencia perpetua, de esa raza tristona y cabizbaja, huraña y hosca, que con un fardo de su vasallaje a cuestas, va rumiando sus penas, va exhibiendo sus necesidades, va proclamando el soberano refugio de sus vicios.
 
Mirad esa falange de niños tostados por el sol, sobre cuyas enjutas espaldas gravita la pesadumbre del huacal o de la carga y sobre cuyas frentes se aplasta la correa sudorosa que sostiene el pesado fardo.
Mirad ese ejercito de niños cuyas piernecitas enclenques vacilan y se tuercen con temblores de epilepsia, mientras que los encallecidos pies se agrietan, se revientan y sangran sobre la ardorosa arena de los ríos, sobre los pedruscos de los cerros y entre las espinas y las lajas del chaparral de la serranía.
 
Mirad ese turbión de adolecentes que antes aprendieron a beber que a escribir, a blasfemar que a leer, a maldecir que a razonar, a matar que a vivir.
¡Es la herencia! La triste herencia que nos impusieron como una maldición que ha ido acumulando iniquidades, injusticias sobre injusticias, los hombres de la Edad Media, los negreros de España, cuya gloria más alta estriba en haber aniquilado dos civilizaciones incomprensibles, inapreciables para su miopía moral, para su fanatismo religioso: la civilización musulmana, que aun abruma a los sabios de este siglo, y la civilización azteca, cuyo grado de adelanto casi adquiere las proporciones de un sortilegio o de una clarividencia prodigiosa.
 
Las breñas de la sierra, los montones de estiércol y basuras, las fangosas lagunas que deja tras de sí la lluvia, el Mesquite cubierto de varejones, los surcos del arado, las sombras de la milpa, el misterio de los matorrales: allí está el escenario en que se agitan los niños de la gleba, desnudos y selváticos.
Y las constantes amenazas, las frecuentes azotainas a garrotazos, las fulminantes maldiciones, y las hambres, y las faenas rudas, y el mal ejemplo, y el abandono y la incuria: allí está la escuela que ilumina el entendimiento; allí está el gimnasio del niño de la gleba, cuya primera y última enseñanza y por instinto es la defensa propia: contra la maldad de los hombres que tan duramente le maltratan, y contra los destinos de la providencia que tan duramente le echó a padecer."
 
 
Lo anterior son las reflexiones de un hombre que si bien  durante  15 años fue bandolero –léase roba vacas- fue un hombre que dentro de su “ignorancia” –jamás fue a la escuela- supo captar las necesidades de un pueblo ultrajado, explotado y humillado. Y luchar para que la gente tuviera derecho a una vida digna. Y que en tan solo dos años, que asumió el gobierno del estado de Chihuahua logro una exitosa y coherente administración, a pesar de los complejos problemas  por los que atravesaba la entidad, después del azote de la guerra.
 
 
 Los generales, Hernández y Fierro, hombres de confianza de Villa