septiembre 06, 2012

La rodilla de la discordia




La ignorancia produce confianza más frecuentemente que el conocimiento: son aquéllos que saben poco, no los que saben mucho, los que con tanta seguridad afirman que tal o cual problema no será resuelto nunca por la ciencia.
Charles Darwin 



Recién la semana pasada acomodé algunos horarios, reprogramé algunas obligaciones administrativas y deslicé una o dos mentirillas piadosas, para tener libre el lunes 5 de septiembre y lanzarme con lo mejor de mis enchufes neuronales a la jornada inaugural de la “Semana de la ciencia y la innovación 2012” con sede en el maravillosísimo Palacio de Minería, obra maestra del neoclasicismo, obra del insigne artista valenciano Manuel Tolsá, mismo que también nos obsequiara la escultura ecuestre del nada glorioso Carlos IV misma que se encuentra precisamente enfrente, y que todo chilango que se respete la conoce con el cariñoso mote de “el caballito”.

Así que a eso de las diez y cuarto de la mañana, me encontraba plácidamente postrado en el patio principal del edificio justo para oír los discursos oficiales que si bien fueron desangelados, tan de buen humor estábamos los presentes que les dimos su buena aplaudida.




Alrededor de las once y media presentaron al primer conferencista magistral: Albert Fert, premio nobel de Física 2007; este fue el primer plato fuerte de la semana y una de las razones principales de mi presencia, ya que pesar de mi incipiente conocimiento de los temas, me atraía enormemente estar frente a un premio nobel y que mejor que este fuera de Física. Debo reconocer que la exposición intitulada: “Electrónica de espín; electrones, espines, computadoras, teléfonos y tecnologías de futuro”. Me causo una sensación de desamparo intelectual, aun así no me rajé y le puse rete harta concentración y al final logre concluir la experiencia con la dignidad más o menos preservada.

Fue así como al salir del Palacio de Minería decidí andar sin rumbo fijo por estas calles que nunca dejan de sorprenderme, si bien esta vez el tremendo calor y la azarosa pero kilométrica ruta terminaron por agobiarme. Y como siempre ocurre en estos casos mi rodilla empezó a quejarse amargamente, a pesar de que tengo algún tiempo ayudándola -muy al estilo House- con un bastón a manera de placebo, en lo que confirman la fecha de la cirugía, misma que –espero- ponga fin a sus dolidos pasos. 

Por lo mismo dispuse regresar al Zócalo capitalino y de ahí tomar el transporte público correspondiente. 
Aun caminaba embebido y desconcertado por la experiencia conferencistica vivida, por lo que tardé en percatarme, que todas las calles aledañas a Palacio Nacional estaban más que resguardadas por cientos de policías federales, todos ellos vestían el característico uniforme oscuro y grandes chalecos blindados, de pronto recordé que Felipe Calderón –el tipo ese que se hace llamar presidente de México- precisamente ese día presentaba su patético evento, ese que pomposamente insisten en llamar: “Sexto informe de gobierno”.

Si bien los policarpios ya estaban tomando su “lonche” y se miraban bastante relajados -el eventito ya había concluido- sin embargo las calles seguían cerradas, ocasionando la furia desbordada de los automovilistas y el desconcierto de los peatones, que intentábamos por todos los medios entender la lógica de la nueva redistribución de rutas de transporte, con la poco sana intención de caminar lo menos posible.

Fue ahí cuando me tope con ellos, al principio pude esquivar el primer volante que me extendían –tengo por costumbre no recibir publicidad que entregan en la calle, ya bastante basura tenemos sin ella- pero mientras más caminaba mas se hacían patentes las hordas de camisetas azules entregando a diestra pero sobre todo a siniestra toneladas de “papelitos”




Mi rodilla me propuso detenerme un momento, justo en la plaza de Francisco Primo Verdad –frente al Museo de la Ciudad de México- fue ahí donde uno de los miembros que después supe pertenecía a ese relativamente nuevo engendro llamado “Judíos Mesiánicos” me detuvo y me soltó a quemarropa –sin ruborizarse- que dios podía curar mi pierna, sonreí y le dije que gracias pero que confiaba más en la medicina y traté de continuar mi recorrido, pero iluso de mi, el pastorcito ya había hecho contacto y no iba a dejar ir a su oveja descarriada amen de herida, lo que imagino lo consideraba una ventaja más a su favor.

Me sonrió una vez más y me repitió: en verdad dios puede aliviarte, en ese momento decidí aceptar el reto y le cuestioné ¿a cuál de todos los dioses te refieres? 

- Al único al verdadero
- Mira no quiero hacer perder tu tiempo, soy ateo y no creo en ninguna religión 
- Yo tampoco, yo también odio las religiones, ¿me podrías permitir hacerte una oración, para que dios cure tu pierna? 
- Y dale con la pierna, la pierna está bien solo está en espera de cirugía pá darle su afinadita
- Pero dios te la va a curar; es omnipotente
- Mira si tu dios es todopoderoso… (y que le sorrajo la paradoja de la omnipotencia o paradoja de la piedra) si bien no fue fácil lograr que la entendiera, inmediatamente volvió a arremeter pasado el desconcierto inicial
- Solo deseo que conozcas la bondad de dios
- No quiero desencantarte pero la neta es que dios no existe, tú crees que dios me va a curar, pero partes de una primicia equivocada,  yo no puedo permitirte que hagas la oración, porque me sentiría ridículo, porque dios no-e-x-i-s-t-e. Ese dios del que hablas que supongo, por la estrella de David que llevas al cuello, se trata del dios Judeocristiano, pues ese y todos los otros no existen, siento decirte que te han engañado. 
- Jesús es el hijo de dios y sí existe él te puede curar (me volvió a insistir)
- Bueno te lo voy a poner en estos términos, ¿tú me permitirías hacerte una limpia para sanar tu cuerpo en honor a Huichilopoztli? 
- Si (sonrió) ¡viene! 
- (Me sobrepuse rápidamente a su malévolo contraataque) de acuerdo, solo que al final tienes que elevar los ojos al cielo y decir: “te pertenezco Huichilopoztli” 
- ¡Ah no! eso no, además yo no te estoy pidiendo que digas nada, yo soy el que va a orar.

En esas estábamos cuando se acerco una señora y a la voz de: ¿ya lo estas convenciendo? empezó a hablar y hablar que el catolicismo es la única y verdadera religión, que ellos no tenían ninguna autoridad para debilitar la fe, que los mexicanos siempre seremos católicos y guadalupanos…


En ese momento decidí retirarme, coloque mi mano sobre el hombro del camiseta azul a manera de despedida, pero el muy mentecato aprovechó este pequeño contacto -descuido imperdonable de mi parte- para mandarme un pase mágico en dirección a mi rodilla izquierda, a la vez que sonreía socarrona y triunfalmente.

Un par de calles más adelante, decidí revisar la propaganda que andaban distribuyendo los camisetas azules y me encontré con que andaban promocionando un evento “entrada libre” nada menos que en el escenario más distintivo de la ciudad; El Auditorio Nacional. En el panfletito se leía “Ven a recibir el inspirador mensaje de amor y esperanza del Rabino Jonathan Bernis… del 6 al 8 de septiembre”.





Los orígenes de esta secta no tiene mayor interés, baste comentar que “Los judíos mesiánicos” se presentan como judíos que reconocen a Yehoshúa –alias Jesús- como su Mesías, este movimiento aparentemente debe su origen a las creencias Anglo-Israelitas que tuvieron su apogeo en el siglo XVIII, así que técnicamente estos soldaditos de dios son una disidencia más del protestantismo anglosajón, con claras similitudes con los mormones, los testigos de Jehová y los adventistas. Si bien con la marcada diferencia de que estos se hacen llamar judíos, incluso observan sus mismas festividades: el Shabat, el Rosh Hashaná, el Yom Kipur, Shavuot, etc.

Desde luego que la comunidad judía se desmarca de estos singulares creyentes, se quejan y despotrican contra ellos,  los acusan -entre otras cosas- de que sus Rabinos son piratas, ya que ninguno de ellos es egresado de una verdadera Yeshivá –centro de estudio de la Torá- y otras chifladuras más.

Digamos que queriendo ser judíos cristianos, han terminado por ser cristianos con kiphá.

Ya pasaron tres días del incidente, incluso logre asistir a una conferencia mas. ¿mi rodilla? pues en términos generales igual, quizá un poco contrariada por haber sufrido semejante afrenta intelectual.







julio 18, 2012

No es lo mismo quebrar una vara que doce






Al parecer, la dignidad de la vida humana no estaba prevista en el plan de globalización.
Ernesto Sábato





Hace un par de meses asistí a una reunión que no recuerdo bien cómo me deje convencer, pero que ya sea por mi incapacidad de decir que no, o porque a veces mi condición confesa de homínido, me obliga a interactuar con mis congéneres, aunque solo sea para llenar el protocolo que me clasifica como sujeto social.
El hecho es que departí entre un amplísimo grupo de semejantes y otros no tanto, por más de seis horas.

Si bien el tema de las elecciones acaparaba la atención conjuntamente con el “bendito” futbol, poco a poco las conversaciones giraron en torno a temas más terrenales y la charla se asentó en dos fundamentales: La Educación y la Ecología. 

Al final debo reconocer que la pase bien aunque inevitable me fue, suscribir al mordaz Pitigrilli cuando escribió aquello de que: “La conversación es una lucha por ver quién interrumpe a quien”

Feliz y librado de la experiencia socializadora regrese a mis rituales cotidianos, pero por alguna razón los temas educativos y ecológicos permearon en mi disco duro y han estado más que presentes en mis continuos soliloquios veraniegos.

Y vaya pues aquí algunas de mis –como dirían los antiguos- Alocuciones:

He llegado a la conclusión; que la educación y la ecología son colegas de la misma desgracia, ya que ambas son ensalzadas, magnificadas, resguardadas bajo el cobijo de la buena voluntad, la moral y las buenas costumbres, pero todo esto de dientes pá fuera, ya que la mayoría de mis congéneres, nomas dejan de ser observados y manifiestan su verdadera vocación depredadora, importándoles un reverendo rábano ambas actividades humanas.

Nadie en su sano juicio –al menos nadie tan estúpido como para externarlo en público- tendría la inconsciencia social de manifestarse por un mundo sin escuelas, sin docentes, donde reine la basura, la contaminación y la extinción de las especies. Es más no dudo que la  iglesia católica este tramando rebautizarse como: santa, católica, apostólica, romana y ecologista, con el mezquino fin de ganarse adeptos.

Si bien tengo incipiente experiencia, pero harto entusiasmo en eso de la Docencia, me permitiré dejar ese tema pá otra ocasión, como diría el bohemio puro de noble corazón y gran cabeza; siento por esta vez no complaceros.

He decidió concentrarme en uno solo de los grandes males que aqueja a este sobreexplotado planeta nuestro, me refiero a la tala clandestina.

Por definición si existe tala clandestina también debe haber tala legal, que pese a sus decadentes argumentos, al menos por hoy le daré mi humilde beneficio de la duda.

Se dice que Tala ilegal es: cuando madereras cortan árboles, los transportan, los venden o compran violando las leyes nacionales de cada país. El proceso en sí puede ser ilegal, incluyendo corrupción para lograr acceso a los bosques, o extrayendo madera de bosques protegidos, o cortando especies en peligro de extinción, o simplemente extrayendo madera en exceso.

Esta definición nos lleva a determinar lo que conocemos como deforestación, ¿me creerían? que de acuerdo a la Organización de las Naciones para la Agricultura y la Alimentación (FAO) La Deforestación es: “La conversión de bosques a otro uso de la tierra o la reducción a largo plazo de la cubierta forestal por debajo del 10%”.

Efectivamente entendieron bien, si una área es devorada en un 80% técnicamente no se cataloga como área deforestada.

En un estudio internacional –elaborado por el Banco Mundial- se encontró evidencia sobrada del vínculo que existe entre los talamontes y la delincuencia organizada, quienes obtienen ganancias alrededor de los 10 mil y 15 mil millones de dólares.

La región de Iquitos en la Amazonia peruana es un claro ejemplo de que la depredación ambiental es la menor de las tragedias en sus vidas, ya que la tala ilegal trae consigo una sistemática cadena de abusos, situaciones laborales que rayan en la esclavitud, sueldos miserables que apenas sobreviven a los descuentos que por productos personales a precios groseramente elevados les venden los contratistas.

Recibiendo sueldos de no más de cuatro dólares diarios, sin atención médica en caso de accidente o infecciones, los motosierristas trabajan doce horas diarias, mientras los malandros contratistas suelen obtener ganancia por más del 5000%.

En ocasiones el trabajo es por cuadrilla –prácticamente con los mismo resultados- Un árbol de caoba en la Amazonia se les compra a las pequeñas cuadrillas en 20 dólares, pero ese mismo árbol en el mercado interno puede alcanzar los tres mil dólares, y tres veces más si se vende al exterior.

No es fortuito que a la caoba se le conozca como “El oro rojo” mismo que servirá para adornar las arquitecturas de la gente acaudalada de otras partes del mundo.

Esta obscena depredación ha ocasionado que en tan solo 40 años la selva haya perdido una quinta parte de su extensión, aun así la tala ilegal sigue representando el 90% del comercio de madera en la región.

México no canta mal las rancheras –nunca mejor dicho- aunque las autoridades declaran que la tala ilegal alcanza porcentajes del 50%, organizaciones ambientalistas le adjudican a esta práctica ilegal niveles de hasta el 70%. Lo que genera millonarias ganancias para el crimen organizado, delito que ocupa el cuarto lugar solo atrás del narcotráfico, el tráfico de armas y el secuestro.

El problema desde luego es multifactorial, desde la evidente negligencia y corruptelas de las autoridades, como la impunidad escandalosa con que operar los siniestros talamontes –según un estudio, la tala ilegal solo es castigada por ahí del 0.082% de las veces- y desde luego la más dolorosa de las causas, la complicidad y participación de los habitantes qué ante la precaria situación en que viven, no dudan en emplearse en las redes delictivas, ya sea como taladores, transportistas, vigilantes -que alertan de los operativos-, e incluso se han dado casos en que mujeres y niños formen un escudo humano y se armen de piedras y palos con el fin de evitar la detención de los talamontes, por parte de la –pueril- guardia forestal.

Greenpeace expresó que tan solo en la región conocida como el Gran Bosque de Agua, han ocurrido 30 asesinatos relacionados con la tala ilegal.






Bien sabemos que esta es solo una más, de las miles de historias que contienen los mismos ingredientes; injusticia, impunidad, corrupción, impotencia y miseria. Y una vez más nos preguntamos indignados ¿qué hacer?... 
Pues una valiente comunidad indígena ya dio la respuesta:

La historia de Cherán, es más o menos difundida, incluso este bloguero ya garrapateó al respecto, hoy pretendo ocuparme de la génesis del movimiento, en el entendido que lo hago con la firme convicción de no alejarme de lo que considero y doy por veraz, pero si acaso me desvío un ápice de la estricta descripción de los hechos, les solicito anticipadas disculpas pero mi emoción en ocasiones le da golpe de estado a mi razón.

El pueblo de Cherán se localiza en la parte central del estado de Michoacán, México y se considera una de las principales zonas habitadas por el pueblo Puerépecha, que al igual que la gran mayoría de las comunidades indígenas comparten la entrañable e incomprendida cualidad de amor por la tierra. 

Adelita es la quinta generación de mujeres curanderas o sanadoras en la comunidad, creció con sus abuelos mientras aprendía el oficio de la curación por medio de yerbas, desde muy pequeña comprendió el poder curativo del bosque, aprendió a respetarlo y a cuidarlo.

Igual que Adela, la mayoría de habitantes de Cherán miraron con indignación como hace algunos años, la “Familia Michoacana”  -uno de los carteles más sanguinarios de México- sirviéndose de talamontes, iniciaron una de las deforestaciones más atroz en los bosques de Cherán, los habitantes veían horrorizados como todos los días, bajaban 40 o 50 camiones cargados de madera, custodiados por gente fuertemente armada. De nada servían los reclamos a la autoridad municipal, los camiones seguían bajando.





Arrasaron 20 mil hectáreas de las 27 mil que conforman la región. Solo fue cuestión de tiempo para que la comunidad además de esta vejación, fueran víctimas de extorsión, secuestro y violación.

El 15 de abril de 2011 –día de la virgen de Dolores- los habitantes se alistaban desde muy temprano para los preparativos del viacrucis, las mujeres estaban reunidas en el templo cuando “los malos” como ellas llaman a los taladores bajaron como de costumbre, armados y cargados de madera ante la mirada siempre indignada de las mujeres, uno de los hombres armados en franco desprecio las saludó y a manera de burla gritó: “ahorita venimos por mas”.

Fue entonces que broto la rebeldía acumulada, las mujeres rodearon la camioneta para no permitirles el paso, los talamontes iracundos amenazaban con arrollar al grupo que cada vez era más abundante, se oyeron sonar las campanas del templo y se aprovecharon los cohetones dispuestos para la celebración y los detonaron con el fin de hacer un llamado a la comunidad, fue así como en unos cuantos minutos la población entera increpó y sometió a los malandros depredadores.

A partir de ese momento la comunidad organizada, levanto barricadas, destituyó a las supuestas y abyectas “autoridades”, se conformó el Consejo Mayor integrado por doce miembros –la consigna era: No es lo mismo quebrar una vara, a quebrar doce varas- 





Se han organizado comisiones por cada barrio encargadas de la seguridad, limpieza y educación, se decidió expulsar al gobierno, a los militares y a los partidos políticos  es decir, se ejerce la organización tradicional del pueblo, a través de los usos y costumbres.



- ¿Qué significa Cherán?
- Lugar de espantos
- ¿Y sí, es lugar de espantos?
- Usted dirá si no, que los talamontes ya no han regresado -dice Adela y ríe con franqueza-











julio 03, 2012

Después de la tormenta viene… ¿la cavilación?







La búsqueda de la felicidad es una receta para la insatisfacción con la vida. Vivimos una era en que todo , incluso la calidad de las relaciones sociales, parecen depender del modelo de auto que conducimos, del tamaño de nuestra casa , la marca de cereal que desayunamos o la compañía de la telefonía celular a la que estamos suscritos. La búsqueda de satisfacciones inmediatas es una receta para nuestra falta de propósito, realización y valores.

David Crosbie, presidente ejecutivo del consejo de salud mental de Australia






Tengo una tendencia obsesiva a defender las causas perdidas, lo que me ha permitido –supongo yo- elevar mis niveles de resistencia a la frustración. Si bien es cierto la mayoría de mis paisanos comparten esta característica genética –no se entendería de otra manera-  misma que nos ha permitido sobrevivir todos estos años de; pillaje, corrupción, injusticia, impunidad y desvergüenza.

Acabamos de pasar por un… ¿proceso? o como quiera que se llame, eso que vivimos el domingo pasado y que los medios de información se llenan la boca en catalogar: “Fiesta de la Democracia”, pretendo escribir esto ya un poco mas restaurado, de los álgidos debates y demás muninas discursivas, tanto de los “líderes de opinión” como de los vecinos y demás ciudadanos de a pie, que habita y cohabitan conmigo en esta quijotesca Cd. de México.
Pero empecemos por el principio, aunque el grave problema de hacer esto -al menos en mi caso- es que le rasco y le rasco y siempre acabo miles de años atrás. Efectivamente todo indica que fueron los griegos, quienes inventaron ese “jueguito” que algunos malandrines descubrieron y lo convirtieron en una de sus más  “virtuosas” herramientas; me refiero a la Democracia. Que según la Wikipedia “es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales”

Incluso estampan un mapamundi que titulan “índices de democracia” lo colorean y le ponen calificación, México sale con mejores notas que en las evaluaciones de la prueba PISA de la OCDE.  La Wikipedia -The Economist- nos coloca un categórico 6.5


El invento griego permanecería enterrado por muchos, muchos años. Es más, antes de 1776 en el mundo solo había imperios, reinos y señoríos. 

Pero con el resurgimiento de la Democracia se apareja el libre mercado, la propiedad privada y lo que después conoceremos como, la iniciativa privada, misma que palmo a palmo ira radicalizando el mercado hasta lograr despojar al Estado de su autonomía en las decisiones económicas, y así establecer el “mercado absoluto” patente siniestra del Neoliberalismo.

Este sistema depredador, genera el criterio de que solo el “libre mercado” tiene la virtud de redistribuir los recursos. Induciendo impúdicamente a la sociedad, a una cultura de consumismo, donde se enaltece la ambición de comprar, poseer y acumular, y se sustituye el bien común por el éxito personal.

Coincidentemente el Bien Común, también sería un asunto altamente debatido en la antigua Grecia. El mismísimo Platón desde la trinchera de su heterónimo Sócrates argumentaba:

El conocimiento del bien y de sus exigencias es la verdad que hace posible los actos buenos,…. y como nadie, salvo un demente, desea su propio mal, quien hace el mal a un particular o a la ciudad, no sabe lo que hace. La causa del mal es la ignorancia. Conocido el bien no cabe sino practicarlo. Debemos concluir que el conocimiento nos libera del mal y que el sabio tiende hacia eso.

O en su famosísima “Republica” –creo-:

La primera verdad difícil de conocer, es en efecto, que el autentico arte político no debe preocuparse del bien privado, sino del bien común, pues el bien común estrecha los vínculos ciudadanos, mientras que el bien privado los disuelve, y que tanto el bien particular como el bien común salen ganando si este segundo está sólidamente garantizado con preferencia del otro.

Si bien se oye bastante chido, cientos de años después vendría el irreverente Carlos Marx a modificar los argumentos, sintetizando que no pueden ser los mismos intereses los del amo a los del esclavo, los del feudal a los del ciervo, los del patrón a los del trabajador, arrojando por tierra la amorosa disertación platónica, en el entendido que el llamado Bien Común es una estrategia de quienes ostentan el poder, con el fin de gobernar en busca de sus intereses, haciéndonos creer que buscan el de todos.

En especial a mi me queda claro que el interés del banquero, no es el mismo que el mío, es mas resulta evidente que son contrarios, es así como el Estado al establecer políticas que benefician a la Banca, solo está debilitándose a sí mismo. La retorica Neoliberal; de que si les va bien a los poderosos, también nos irá bien a los demás es una falacia, que aparte de ser insostenible es groseramente injusta.


Pero volvamos a lo acontecido el domingo pasado, tal como lo había apuntado en mi entrada anterior; de los cuatro candidatos, solo una de las opciones me parecía digna de jugar en esta feria llamada Democracia. Tengo razones para pensar que por lo menos se hubiera podido desacelerar está loca carrera al despeñadero -nunca mejor dicho- López Obrador era el único candidato que abiertamente había externado su oposición al sistema Neoliberal.

Hace seis años, quedó a medio punto porcentual, ahora la distancia es de seis o siete punto. Sin embargo me gustaría externar mis apreciaciones poniendo especial cuidado para no caer en excesos conspiratorios.

Los poderes fácticos volvieron a ganar, porque tienen una técnica impecable, aunada a una  depurada habilidad popularmente conocida como: “mapachería electoral”.

Recuerdo que en mi adolescencia leí un cuento, que desafortunadamente olvidé el titulo y autor; pero que básicamente trataba de que en un pueblo de pescadores, existía la curiosa tradición de que sí dos hombre se disputaban el amor de una mujer, se tenían que enfrascar en una pelea con características muy especiales; Los habitantes tenían una choza construida exprofeso, donde ingresaban los dos contrincantes cada uno con su respectivo puñal, se cubría la habitación por fuera con ramas de palma con la intención de generar completa oscuridad dentro del cuarto, y para asegurar que solo uno de los  competidores saliera vivo, se introducía una venenosa víbora de cascabel.

El joven y enamorado protagonista –quien era, a quien verdaderamente amaba la muchacha- había sido retado por un marinero, desfachatado,  maduro y marrullero, que tenía el record de más victorias en la choza mortal. El joven tenía como asesor al más viejo de la aldea, quien le orientaba y le reiteraba que el marinero gandul seguramente tenía una técnica harto eficaz, ya que no podría ser solo habilidad y suerte tantas victorias.
Y efectivamente al iniciar la temible batalla, el joven descubrió con horror el truco de su adversario; resulta que dentro del mango del puñal escondía una diminuta lámpara de baterías, lo que le daba una desleal y abusiva ventaja.

Al final el viejo del pueblo tenía razón, el siniestro marinero poseía una técnica infalible…. Bueno hasta ese día, según recuerdo.
  

De similar manera los poderes fácticos tienen técnicas infalibles:

Encuestadores que desde meses atrás, reiteradamente señalan ventajas de más de 20 puntos porcentuales en sus encuestas amañadas, que sirven de poderosa estrategia para atraer o inhibir el voto ya sea a favor o en contra.



  


Pactan con siniestros líderes sindicales, negociando puestos contra votos corporativos.

Utilizan el infalible poder de los medios de comunicación, especialmente las televisoras aprovechando que el 85% de los mexicanos se informa por ese medio, así que utilizan los más sutiles –y frecuentemente más descarados- métodos de manipulación, logrando su perniciosos objetivo.




Y desde luego la más inmunda de las prácticas: la compra de votos, aprovechándose de la necesidad, la ignorancia y la evidente estupidez de los más pobres y no tan pobres.


Abarrotan tiendas Soriana, para canjear los votos del PRI


Difícil tarea la de desarticular estos perniciosos métodos mapacheros, que si bien son estrategias en diversos países, el mexicano es todo un paradigma por su contundencia y longevidad.

¿Que rumbo tomar? sí las reglas de juego están puestas para beneficiar a los de siempre, debemos intentar entonces construir nuevas reglas que beneficien a las mayorías por encima de esas despóticas minorías, antes de que se acreciente la ya de por si abismal distribución de la riqueza.

Durante todos estos años he discutido, observado y escuchado a buenos amigos, familiares, colegas, tertulianos y demás miembros de la sociedad, alzar la voz a favor de milenario invento ateniense, la mayoría de ellos con buenas y solidarias intenciones, pero invariablemente recuerdo lo dicho por el siempre elocuente José Saramago:


"Oigo muchas veces razonar a personas sinceras, y de buena fe comprobada, y a otras que tienen interés por simular esa apariencia de bondad, que, a pesar de ser una evidencia irrefutable la situación de catástrofe en que se encuentra la mayor parte del planeta, será precisamente en el marco de un sistema democrático general como más probabilidades tendremos de llegar a la consecución plena o al menos satisfactoria de los derechos humanos. Nada más cierto, con la condición de que el sistema de gobierno y de gestión de la sociedad al que actualmente llamamos democracia fuese efectivamente democrático. Y no lo es. Es verdad que podemos votar, es verdad que podemos, por delegación de la partícula de soberanía que se nos reconoce como ciudadanos con voto y normalmente a través de un partido, escoger nuestros representantes en el Parlamento; es cierto, en fin, que de la relevancia numérica de tales representaciones y de las combinaciones políticas que la necesidad de una mayoría impone, siempre resultará un Gobierno. Todo esto es cierto, pero es igualmente cierto que la posibilidad de acción democrática comienza y acaba ahí. 


¿Qué hacer? De la literatura a la ecología, de la guerra de las galaxias al efecto invernadero, del tratamiento de los residuos a las congestiones de tráfico, todo se discute en este mundo nuestro. Pero el sistema democrático, como si de un dato definitivamente adquirido se tratase, intocable por naturaleza hasta la consumación de los siglos, ése no se discute. Mas si no estoy equivocado, si no soy incapaz de sumar dos y dos, entonces, entre tantas otras discusiones necesarias o indispensables, urge, antes de que se nos haga demasiado tarde, promover un debate mundial sobre la democracia y las causas de su decadencia, sobre la intervención de los ciudadanos en la vida política y social, sobre las relaciones entre los Estados y el poder económico y financiero mundial, sobre aquello que afirma y aquello que niega la democracia, sobre el derecho a la felicidad y a una existencia digna, sobre las miserias y esperanzas de la humanidad o, hablando con menos retórica, de los simples seres humanos que la componen, uno a uno y todos juntos. No hay peor engaño que el de quien se engaña a sí mismo. Y así estamos viviendo"





Si bien para Sócrates, el daimónion era una especie de voz interior, semejante al juicio de su conciencia. Para mi, Don José de Sousa Saramago es y será mi siempre imprescindible daimónion.


Para concluir; lo que me parece impostergable es que empecemos por desmantelar el arsenal del nefasto adversario, si bien no quitándole el puñal, por lo menos fundiéndole la lamparita.




A manera de anacrónica posdata:

Es muy posible que ya conozcas la maravillosa fábula política de Tommy Douglas, si no fuera así mírala en verdad es harto recomendable





junio 30, 2012

¡Ah que incierta, es la incertidumbre!




El poder real es económico, entonces no tiene sentido hablar de Democracia
José Saramago


Democracia: es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística
Jorge Luis Borges



En esta porción de tierra llamada México, situada geográficamente a 19° 26′ 0″ N, 99° 8′ 0″ W;  con una superficie de casi 2 millones de Km2, con más de 112 millones de homínidos habitantes, precariamente informados, se llevará a cabo el día de mañana -1° de julio de 2012- lo que los medios han insisto en llamar “La fiesta de la Democracia” es decir se realizará una vez más un proceso electoral para elegir Presidente de la República, en este México tan diverso y en ocasiones tan predecible.

Y no he querido dejar pasar la oportunidad sin externar algunas reflexiones sobre la tan sobada, difamada, multicitada, incomprensible, sobrevalorada y devaluada, “Jornada Electoral”

Primero unos cuantos datos –obtenidos de la página del IFE -Instituto Federal Electoral:

Se eligieran 2,127 cargos -1 Presidente de la República, 500 Diputados Federales, 128 Senadores, 6 Gobernadores y 1 Jefe de Gobierno, 579 Diputados Locales, 876 ayuntamientos, 16 jefes Delegacionales y 20 juntas municipales-

Para lo cual se destinaron 4, 930 horas en noticieros de radio y televisión.

Para la jornada electoral, se van a instalar 143, 149 casillas, que requieren poco más de un millón de ciudadanos capacitados para la integración de mesas directivas.

El presupuesto a los partidos políticos fue de:
3,360 millones de pesos (poco más de 258 millones de dólares)

Presupuesto para gastos de campaña:
1,680 millones de pesos (poco más de 129 millones de dólares)



El proceso electoral tendrá un costo de 18, 451 millones de pesos -1,419 millones de dólares- 

A pesar de la sobreexposición de los candidatos, los proyectos de nación estuvieron ausentes, no así las descalificaciones, rebatingas y  humor involuntario extremo de todos los participantes.

Hacer un recuento sería engorroso además de innecesario, si bien sobresalieron: la evidente ignorancia del candidato priista en la feria del libro al responder cantinflescamente a la pregunta; ¿Qué libros lo habían marcado de joven?

La candidata del PAN; al intentar ser graciosa–supongo yo- invitar a las electoras a negarles a sus parejas “El cuchi cuchi” si no salían a votar. Sí bien el “chistecito” me parece francamente insultante y misógino, pinta de un plumazo la doble moral de la candidata.

Por otra parte el candidato “De las izquierdas” optó por una campaña mucho mas mesurada y reconciliatoria, resbaló al ser publicado un video donde uno de sus colaboradores pedía “cooperación” de 6 millones de dólares a un grupo de empresario para la campaña. ¿Quién me falta? ¡Ah sí! el cuarto en discordia, en él prefiero ahorrarme mi sintaxis y… recordar la descripción que de él hizo el poeta Javier Sicilia:

“Para muchos usted, señor Quadri, significa la usurpación de las candidaturas ciudadanas, la arrogancia y una doble moral que pretende reivindicar el liberalismo y criticar los monopolios mientras usted sostiene su campaña apoyado en la mafia de una cacique, que representa lo peor de nuestra clase política, y en el poder de un sindicato corrupto que tiene secuestrada la educación de la patria, que usa a nuestros niños para el chantaje de más canonjías y posee una fortuna que, fruto de la corrupción nos ofende y nos indigna a todos"

En estos 90 días de campaña vimos y oímos de todo, siendo el común denominador la indignación, y como siempre; nos quedaron a deber, tanto los candidatos como los ciudadanos, salvo esa minoría informada, participativa, reflexiva, esa que si tiene el derecho de autonombrarse sociedad civil. -Bienaventurados #YO SOY 132

Por si fuera poca la indignación durante estos aciagos días, la actividad electorera me tenía reservada una siniestra sorpresa:

La tarde del jueves 28, los candidatos se reunieron a firmar un “Pacto de Civilidad”  -santas palabrejas Batman- donde a “petición” del Consejo Coordinador Empresarial, respaldado por el Instituto Federal Electoral y por si no fuera poca la vejación; celebrado por el Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) José Narro Robles.

Desde esta precaria trinchera, miento madres ante tal atrocidad, ya que estamos olvidando –no hay escusas para ello, ya que si el Alzheimer educativo borra lo aprendido en las aulas, siempre existe de tablita salvadora; la Internet-

Un pequeño, muy pequeño recordatorio de la razón fundamental de estos procesos, que parece olvidamos fácilmente, me refiero a la concepción de lo que llamamos: Estado

En la edad Media se había condensado la idea del Estado como; la existencia de un orden natural proporcionado por Dios a los hombres. Este orden era en principio irrefutable, representado por la Iglesia y los monarcas, podía organizar su propio marco legal de facultades, que en todo favorecían –obviamente- a los clérigos y a los nobles más poderosos. 
Se entendía que los reyes sólo podían rendir cuenta de su acción a Dios, este criterio fue una verdad incuestionable hasta el siglo XVIII.

Entonces haría su aparición un personaje por demás maquiavélico: Nicolás Maquiavelo, considerado el padre de la Teoría del Estado y la Ciencia Política. A lo largo su obra principal “El Príncipe” pone en evidencia la palabra Estado y la utiliza en su antiguo sentido latino “statum” que proviene del verbo “estare” que significa; situación o condición. 

Maquiavelo no define del todo el Estado, sin embargo, es el primero en usar el término para referirse a las organizaciones políticas del bajo Medievo.

La Ilustración arribaría en el siglo XVIII y con ella, el desarrollo del conocimiento científico a través de una visión laica, circunstancia que  necesariamente influyó, en el pensamiento filosófico y político de la época.

Ha partir de aquí los grandes pensadores intentán definir el concepto de Estado:

Para Thomas Hobbes, el hombre es malo por naturaleza y con él se inicia el pensamiento contractualista. Hobbes expone que los hombres, ante las injusticias que acontecían en la convivencia natural, decidieron reunirse para establecer un pacto social, una serie de principios que la mayoría aceptaría y en consecuencia permitió establecer las reglas del juego para la población, esos mismos hombres eligieron a un representante común que vigilaría y haría respetar dichos acuerdos.

Posteriormente, vendría Jhon Locke a separar la relación intrínseca entre el Estado y el Gobierno.

A diferencia a Hobbes, Locke afirma que el pacto debe ser bilateral y aplicarse tanto a ciudadanos como a legisladores y al rey, y que éste es tan ciudadano como los demás. El poder del rey debe tener bases legales, y por lo tanto no puede actuar en contra de las bases que han servido para establecerlo en el poder.

A partir de aquí la situación se empieza a poner bien interesante, a la par que va tomando forma y sustento:
Dejemos hablar a; Carlos Secondat Barón de Montesquieu:

El fin por el que la sociedad creó el Estado -según explica este intelectual- es la obtención y la garantía de la libertad de los ciudadanos, libertad que debe ser entendida en todos los aspectos, en el económico, político y religioso y el gobierno que es sólo uno de los elementos del Estado, se encuentra impedido para someter forzosamente a la población. Para ello precisa en primer lugar, una separación de poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial –Órale-

En la segunda mitad del siglo XVIII el contundente alemán; Inmanuel Kant, en sus obras intituladas –bellos títulos por cierto- “La crítica de la razón pura” y “La crítica de la razón práctica”, nos obsequia las siguientes aseveraciones:

La finalidad del Estado se sustenta a partir del reconocimiento y del respeto de los derechos individuales. El Estado no deberá por eso intentar usar a los hombres como medios para conseguir sus propias metas.


Años después su discípulo; Juan Amadeo Fichte, aportará interesantes disertaciones: explica que además de la principalísima tarea de asegurar el goce de los derechos individuales, reglamentando las relaciones públicas y privadas, el Estado posee la función de organizar y distribuir el trabajo dando a los individuos la efectiva posibilidad de realizar sus actividades dentro de esa distribución. 

Contemporáneo a Fichte, el también alemán Jorge Guillermo Hegel, daría extraordinarias aportaciones en este fecundo proceso de definir el concepto de Estado:

Hegel explica que el hombre se sabe ser social y como tal, se regula a sí para lograr la esencia de su naturaleza, que es la libertad.
Afirma que nada existe por sobre el Estado excepto lo absoluto, que es la libertad del hombre.

Ya en sociedad, el hombre con la libertad garantizada por el Estado, tiene la posibilidad de realizar sus propios fines, y lograr atender sus requerimientos, con ello cada individuo satisface sus propias carencias y se logra el beneficio de la propia generalidad social. 


Si bien la definición de Estado, sigue en proceso, me queda claro que por el bien de todos, ninguna organización puede estar por encima de él; porque el estado somos todos. 

Y bajo ese precepto es que me fastidia que a “petición” de un grupo empresarial el IFE y los candidatos se sometan a una “indicación” que es y debe ser atribución exclusiva del Estado mismo.

Ya que todos sabemos que este “simpático” gremio tiene claros intereses y preferencias, alejadísimas  de lo que precisamos como Bien Común. Por lo que el evento disfrazado de “Civilidad” tiene la siniestra intención, de llevar agua pá su molino.

Termino comentando que durante todo este tecleo, la vocecita que me habla desde mi hombro izquierdo, y que no deja de reprocharme, regañarme y cuestionarme: ¿Y desde cuando eres demócrata?
¿De verdad, crees que actúas libre de los poderes fácticos? ¿El ejercicio de mañana apunta al Bien Común?...

Y muchos más que he decidió ignorar. Si bien tengo enormes recelos del proceso de mañana, he decidido libremente -¿será?- asistir a la casilla correspondiente a ponerle crucecitas a las fisgonas boletitas.
¿Por quién voy a votar? –Considerando un universo paralelo, donde de verdad te interesara mi respuesta- me animo a contestarte:

Definitivamente jamás votaré por un candidato del PRI y menos por este producto chatarra poseedor de la más sofisticada ignorancia que haya conocido, ese que los poderes fácticos pretenden –con posibilidades reales de lograrlo- convertir en el próximo “inquilino de los Pinos”.
Por otro lado aunque pareciera increíble, en más de una ocasión he expresado, que si bien me da escalofrió que gane Peña Nieto, reconozco que más escalofriante seria que ganará Josefina Vázquez Mota.
De Quadri ni hablar, tengó muchas razones para estar de acuerdo con Alejandro Páez Varela, que lo definió como: El pequeño prostituto de la política.

¿Quién queda? Oh si “El candidato de las izquierdas”. Efectivamente votaré por él, si bien tengo varias diferencias con su plataforma, también varias coincidencias, estoy convencido que por lo menos es un hombre honesto, y dada la turbulencia actual, eso en verdad se agradece. Evidentemente que no será un cheque en blanco, atento estaré de los desempeños. Me comprometo a respetar las reglas de juego, siempre y cuando los otros las respeten también –Saludos Joan Manuel-.

Mañana iré a mi casillita, marcaré unas crucecitas, las depositaré en las urnitas, regresaré a mi casita y estaré al pendiente de los resultaditos en la nochecita...


En verdad deseoso que esta vez, el tamaño sea acorde con mi Esperanzota.








junio 18, 2012

El cineasta vengador







La venganza es dulce y no engorda

Alfred Hitchcock






A final de marzo de este año, escribí por aquí algunas disertaciones cargadas con toneladas de indignación dale aquí por si deseas leer o releer, aquella entrada; En relación al ecosidio fraguado por la banda de cuatreros, encabezada por Felipe Calderón y sus compinches; que se hacen llamar: “Gobierno Federal”

Me refiero al Megaproyecto depredador conocido como Cabo Cortés. Que básicamente era: la inescrupulosa acción de destruir un sublime ecosistema Bajacaliforniano, para construir un conjunto elitista, de esos que acostumbran los promotores del apestoso y decadente sistema neoliberal, proyectos que cual pata de Othar –el cuaco de Atila, aquel que donde pisaba, no volvía a crecer la yerba- destruyen todo lo que tocan. 

Pues resulta que después de tres meses de empecinada batalla, suscrita por diversas organizaciones ambientales, y una decidida movilización homínida consciente e informada; los devastadores no tuvieron otra opción que echar pá tras el obsceno proyecto.

Sin embargo me parece importante hacer una lectura ligeramente desmenuzada, de la farsa encubierta de mensaje, que el “inquilino de los Pinos” leyó el viernes 15 de junio y que intítulo: 
“Economía verde, Generadora de empleos e Inversión sustentable”. -Este gobierno no tiene el menor interés en generar una Economía Verde ni sustentable, ese títulito es demagogia pura-

El dichoso evento fue organizado en los jardines de “la morada oficial” y si bien el “mensaje” es tedioso y aburridon, aquí les comparto algunos párrafos que merecen cierta atención:

 Los he convocado para compartir con ustedes una importante noticia para México y, en particular, para la conservación de nuestro patrimonio natural.
Cabo Pulmo, en el Mar de Cortés, en Baja California Sur, es el único arrecife coralino en el Golfo de California. Este inigualable sitio, patrimonio natural de nuestro querido México, es uno de los arrecifes con mayor cobertura coralina del mundo y tiene una importancia ecológica vital, ya que sostiene una impresionante diversidad de vida marina.

 Hasta aquí, nada que no supiéramos sobradamente


Hace algunos años, la empresa Hansa Baja inició trámites para la construcción de un megadesarrollo turístico llamado Cabo Cortés.
Debido a la relevancia ecológica de Cabo Pulmo, la posibilidad de que se construyera el desarrollo turístico Cabo Cortés, en una superficie de tres mil 800 hectáreas, aledaña al Parque Nacional, despertó inquietudes por parte de las comunidades locales, por parte de académicos y por parte de organizaciones ambientalistas.
Su preocupación consistía en que un desarrollo de tal escala, además de una marina, podría dañar la costa, la playa y, particularmente, generar daños severos al ecosistema

Despertó más que; “inquietudes” pós ¿con quién cree que trata este tipo? 
Y además ese: “podría dañar la costa” está ridículamente disminuido.

Por ejemplo, en enero del año pasado, la Secretaría determinó que la empresa Hansa Baja, desarrolladora del proyecto, demostrara científicamente, en la nueva manifestación de impacto ambiental condicionada, que el proyecto no amenazaría la naturaleza en Cabo Pulmo.

Pós supongo que eso debiera ser lo menos. Y me pregunto ¿La empresa es la que tiene que demostrarlo?

...ha quedado claro para el Gobierno de la República y para mí, en lo particular, como Presidente de México, que el proyecto original de Cabo Cortés, tal y como fue presentado, es un proyecto que no ha demostrado aún, por decirlo de alguna manera, no ha demostrado aún clara e indubitablemente, como debe de ser, su sustentabilidad, particularmente, tratándose de un área tan importante para el Mar de Cortés y para el país.


Supongo que esa decisión, no tiene que ver nada con; una campaña de votos para defender Cabo Pulmo, misma que consiguió consolidar una  fuerza mayor a  221 mil ciudadanos.

Queda, así, cancelado el proyecto llamado Cabo Cortés, cuya autorización fue solicitada a la Secretaría de Medio Ambiente, y queda sin efectos la manifestación de impacto ambiental condicionada. En suma, el proyecto Cabo Cortés, no se llevará a cabo.

El anterior párrafo me da la impresión que; esconde el gato y nos muestra la liebre 

Esto, por un lado, demuestra el firme compromiso del Gobierno Federal con una política de altos estándares ambientales para todo tipo de proyectos, incluyendo los proyectos turísticos, de tal manera que se asegure la conservación de la riqueza natural de México.
Quiero reiterar, además, que ha sido nuestra conducta y nuestra política no autorizar desarrollos de proyectos turísticos o de otro tipo, que a menos cumplan con los más elementales criterios de sustentabilidad.

Ahora resulta que debemos “sentirnos orgullosos” de que estos rufianes, practican políticas de “altos estándares ambientales”

Pero si está más que a la vista: la destrucción de grandes extensiones de bosques y la pérdida de cubierta vegetal, misma que es sustituida por sistemas que ni remotamente proveen la calidad de los originales; la degradación de las costas, los manglares, la sobre pesca, el agotamiento de los mantos acuíferos, y desde luego el crecimiento desmedido de las ciudades, que irremediablemente acaba con los ecosistemas de las periferias, de esta manera podemos observar con horror, que este crecimiento desmedido, no se controla ni planifica, y los ejemplos son hartos: 

La súper vía poniente en la Ciudad de México, las presiones depredadoras en el Bosque de la Primavera en Guadalajara, igual que en los alrededores del Cerro de la Silla en Monterrey, la invasión de las barrancas y cañones en Tijuana, y una interminable lista de etcéteras.

Pero continuemos con el “verde” discurso Calderoniano:

Eso no significa, y quiero ser muy preciso, eso no significa que se deje en estado de indefensión a los inversionistas, a los propietarios o a los poseedores de esos predios.Sabemos que es posible encontrar el equilibrio entre el desarrollo del turismo y de la economía, en general, indispensable, en este caso, a las actividades turísticas, para generar los empleos que los sudcalifornianos y los mexicanos tanto necesitamos, que es posible hacer compatible ello con la necesaria preservación de nuestra enorme riqueza natural.

“estado de indefensión a los inversionistas” mira que hay que ser cínico y desmadrado –es decir carecer de madre- pá soltar una frase como esta.

Es, simplemente, que el megaproyecto, así llamado, de Cabo Cortés, tal y como fue presentado, queda cancelado. Y, en todo caso, habrá que empezar de nuevo, si esa es la intención, desde luego, de los interesados, con el análisis y el estudio de un proyecto de desarrollo que sí sea absoluta e indubitablemente compatible con la sustentabilidad de Cabo Pulmo.

¿habrá que empezar de nuevo?

El Gobierno Federal es sensible, en pocas palabras, es sensible, tanto a las preocupaciones de los habitantes de la zona y de la comunidad científica y ambientalista de México, como, también, a las necesidades de certeza jurídica que requiere toda inversión para generar crecimiento económico.

Y ya que hablamos de comunidad científica, sería substancial preguntarles: ¿cuántos párrafos más podrá aguantar mi higadito?


Amigas y amigos:
En numerosas ocasiones, he señalado que la protección del medio ambiente no tiene por qué estar reñida con el crecimiento económico. Ese es un falso dilema.Se puede tener crecimiento y desarrollo económico, y se puede y se debe preservar, al mismo tiempo, el medio ambiente. Y eso es lo que vamos a hacer en Cabo Pulmo.Vamos a empezar, nuevamente, un proyecto, porque éste generó tales dudas y tales suspicacias por su magnitud, que no terminó bien a bien, con el tiempo, de darnos la certeza a todos de su sustentabilidad.
Ya el próximo domingo, en la Reunión del B20 (sic), en la reunión de hombres de negocios de las 20 economías más importantes del mundo, se establecerán avances claros y trataremos de hacer una alianza por el Crecimiento Verde a nivel global.


¡hijo de tu….!



Si bien Patricia Arendar, directora ejecutiva de Greenpeace México declaró:

“Cancelar Cabo Cortés es un triunfo de los mexicanos que alzaron su voz para exigir a la Presidencia que se comprometa con la protección del medio ambiente y que deje de favorecer los intereses de empresas depredadoras, no sólo en Baja California Sur, sino en todo el territorio mexicano. El crecimiento económico y turístico de nuestro país, no es razón suficiente para destruir la biodiversidad. La cancelación del proyecto Cabo Cortés sienta un precedente de que este tipo de proyectos no deben volver a autorizarse en nuestro país”.


Yo prefiero ser esta vez más cauto, y miren que tengo ganas de ir a la fiesta y gritar ¡ganamos!; pero no nos descuidemos, cierto es que la movilización y unidad que generó esta fuerza ciudadana me llena de orgullo, pero me sentiría mucho mas victorioso si, como mencionó; Alejandro Olivera -coordinador de la campaña de Océanos de Greenpeace México-

“Nos preocupa que el presidente Calderón deje abierta la puerta o la posibilidad de que se presente un buen proyecto asesorado por la Semarnat en una zona semidesértica, cuando de entrada saben que esto es imposible. El proyecto de Cabo Cortés no sólo es NO sustentable, sino que fue ilegal, por lo tanto Greenpeace exige rendición de cuentas, y que la Secretaría de la Función Pública se pronuncie de una vez por todas por la denuncia que Greenpeace hizo con fecha 6 de julio de 2011, abalada en su momento por más de 5 mil ciudadanos”.

Efectivamente la ilegalidad se debe castigar y por mas que le busqué en el discurso al Calderón, no encontré un párrafo que mencionara la sanción correspondiente, y eso me llena de impotencia y muina.

Pero al final, la liebre saltó por donde menos lo esperaba y me dejo un buen sabor de boca, si bien lo ocurrido es de otro menester, igual da:



Resulta que ese mismo viernes -15 de junio- El director, guionista y productor estadounidense Oliver Stone, durante la presentación de su nueva película “Savages” en Los Ángeles, California declaró a periodistas:

"Calderón es un desastre, es el equivalente a George Bush.
Hizo vivir una pesadilla a México al declarar la guerra a los cárteles tras asumir el gobierno en 2006. Desde entonces, el país ha pasado de tener cuatro cárteles a siete y sufre más violencia. Es como una guerra civil. Es una vergüenza.
Y como no queriendo le arremetió un coscorrón final:

Robó la elección. No hay ninguna duda sobre la victoria de Obrador"

Sin embargo el borlote no quedo ahí, al día siguiente a pregunta expresa de la comunicóloga Susana Moscatel, respecto a qué opinaba de haber sido tan citado en México con sus declaraciones, comentó:

“¿Qué fue lo que dije? Carajo”, dijo entre carcajadas Stone. “Y voy a ir a la Ciudad de México. Pero voy a ir después de las elecciones, qué bueno.
Pues si le lastimó me da gusto, porque el tipo es un ladrón. Esa fue una elección robada y me sigue molestando hasta la fecha. Es que, es como George Bush en este país, puso a tú país en un agujero. Lo hizo. Bush nos puso en un agujero también. Así que tenemos dos hoyos, uno al lado del otro”.

Más allá de mi simpatía y admiración por el cineasta Oliver Stone, me congratulo que sus declaraciones, llene de escaramujos al egocéntrico y cínico devastador de ecosistemas, que se hace llamar “presidente constitucional de México”.